martes, 9 de octubre de 2007

Lección #14: Insoportablemente positivo


Tipo: Actitud
Nombre científico: Positivus extremus
Nombre vulgar: Imbécil buena onda

Aunque, tal como se viera en la lección #4 de este Manual, el pesimista o catastrófico es un ser insoportable, tanto o más repulsivo es el excesivamente optimista, el positivo militante, ése que está seguro de que puede encontrar lo bueno en cualquier cosa.

Una gran forma de volverse insoportable, por lo tanto, es convertirse en un ser con una sonrisa permanente de oreja a oreja, que ni siquiera pierde ante las peores situaciones, insultos o golpes. Intente, por ejemplo, mostrar dicha sonrisa en funerales, accidentes u otro tipo de desgracias, insistiendo en que “algo bueno saldrá de todo esto”.

Mantenga la sonrisa, que eventualmente se hará permanente sin necesidad alguna de esfuerzo, y salude a sus interlocutores con frases como “qué rico, qué rico, qué rico verte” (es importante la repetición), o “qué bueno que hayas venido, no sabes el gusto que me da”. Por cierto, mientras menos conozca al destinatario de las frases, mayor será su efecto repelente. Aproveche el instante para ejecutar simultáneamente la lección #13, sobando la espalda o arreglando el peinado de la contraparte, para acentuar el efecto.

Luego de repetir las citadas frases algunas veces, de seguro se llevará más de un insulto, probablemente de grueso calibre. Es su oportunidad para ir más allá y convertirse en un profesional: no caiga en la tentación de indignarse, ofenderse, ni siquiera de hacer una mueca de desagrado o reprobación. Antes bien, acentúe la sonrisa y dé las gracias a quien lo insulta, con una frase del tipo “te agradezco tu sinceridad, no es común encontrarse con gente tan transparente”. Si quiere definitivamente graduarse en esta técnica, no deje al insultante salir del asombro y noquéelo con un cierre soberbio: “Además, te agradezco doblemente, porque estoy seguro de que lo que me dices me ayudará a crecer como persona”.

18 comentarios:

Rom dijo...

Me encanto!... conozco un ejemplar; bastante bravo... no duda en usar las lágrimas para expresar agradecimiento luego de ser insultado... para dar cátedra está!

laalala dijo...

impresionante como logran la descripcion precisa, todos los dias estoy expuesta a una gran exponente de esta tecnica... y de verdad me tiene chaaaaata!!!! habra algun antidoto???? por que de verdad ES desagradable..

An dijo...

Que bueno amigo, eres un artista como la copa de un pino :) buenisimo :)

Horacio dijo...

estoy seguro de que este post me ayudará a crecer como persona

Fran dijo...

JUAJUAJUAJUAJUAJUA
JUAJUAJUAJUAJUAJUA

cof, cof, cof, me atoré.

JUAJUAJUAJUAJUAJUA

CandyFunto dijo...

Rom, hay cada ejemplar de este tipo... Son de los peores posibles, por cierto.

laalala, ¿todos los días? ¡Qué paciencia la tuya! De antídotos todavía no se sabe, aunque somos muchos los que trabajamos en la búsqueda.

An, ¿cómo es eso de la copa de un pino? Todavía no conozco a un pino artista, menos a la copa de uno.

Horacio, no es la idea. En realidad, lo que este manual busca es que seamos las peores personas posibles. Insoportables, intratables, irritantes. Si agradeces eso, felicitaciones, estás avanzando en esta lección.

Fran, ¿qué fue eso? No sé por qué creo que te recordó a alguien, ¿no?

Jorge Roa dijo...

pues el otro dia despues de leer mucho de aqui le hice a mi polola todo un dia de tecnicas que habia aprendido en el manual del IN SO POR TA BLE como mover mucho las manos, enfatizar por silabas.. etc etc etc..

resultado : me odió

asi que esta todo demostrado en una forma empirica..

sin embargo me pregunto si una mania mia la habia sacado de este manual.. que es esa cosa de que cuando comes carne o comida que te queda entre los dientes y muelas, te la intentas sacar chupandola con la ayuda de las paredes interiores de la boca haciendo un ruido muy particular...

una buena sugerencia..

saludos!

matlop dijo...

jajaja....

está seguro de que puede encontrar lo bueno en cualquier cosa!!!


lo comparto plenamente!




=)


abrazos
M:

feñanosabe dijo...

Una sugerencia: Creo que una herramienta fundamental es contar siempre con un manual de esos de superación personal, esos que tienen por titulo algo así como “sea más feliz en tan solo 10 minutos” jeje… créeme que da resultado, acentúa el efecto…jejeje
PD: el manual debe permanecer siempre en la mano del practicante y en ocasiones aparecer frente a los demás como si se estuviera leyendo animadamente.

alita dijo...

Hola maestros, les tengo una propuesta: El insoportable vendedor, aquel que lleva a todas partes su catalogo de productos herbalife, natura, noni o cualquiera de similar factura y/o método de marketing y se enfrasca en eternas y altisonantes declamaciones sobre la superioridad de su producto para cualquier cosa, sobretodo para ser feliz. Y hará cualquier cosa para que le compres el dichoso articulo al cual le dedicó toda su atención. Para acentuar el efecto, debe llevar puesta una chapita con un mensaje que expresa que tu eres un ser inferior en algo y que él puede salvarte con sus productos. Ejemplo: "¿Quiere bajar de peso? ¡pregunteme cómo!"
Ese si que es terriblemente insoportable!

bicho maldito dijo...

jaja. ¿Quien no ha conocido gente así? Les haría bien un baño en ácido nítrico, sobre todo cuando se trata políticos.

Tomás Münzer dijo...

Muy bueno. Otro nombre vulgar de este especimen es el pelotudo alegre, no???

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Dignatarios lectores:

No olvidemos que estos positivistas crónicos (no confundamos con el científico decimonónico) tuvo su momento de gloria y apoyo institucional lucrativo a través de una campaña que nos guió hacia las penumbras de la alegría: PIENSA POSITIVO.

Duros momentos del marketing social, ya teníamos suficiente con Don Graf.

Saludos.

Strangemood dijo...

Ay si, esos seres horripilentosos que recluta herbalife, dios santo que te atajan con un "¿Te gustaría bajar de peso rápidamente?" seguido de una exposición (que simplemente provoca verguenza ajena)de un cuadernillo de fotos con un surtido de imágenes del susodicho como con 20 kilos de más ("Así era yo! y mírame! ahora soy un feliz vendedor de herbalife). Penoso.

Creo haber tropezado con un par de ejemplares de esta secta en algún momento de mi vida. Pero no los recuerdo. Mi mente hizo un buen trabajo con las lagunas mentales creo.

Esta lección me la salto. Paso. DE-MA-SIA-DO IN-SO-POR-TA-BLE. Jajaja...

Un saludo,
Clau**

CandyFunto dijo...

Jorge Roa, cuidado con tanta experimentación, mira que el camino de vuelta a la soportabilidad no es nada fácil.

Sobre tu manía, te recomiendo dos cosas:
1. Dale una visita a http://nadaqueaportar.blogspot.com/2007/03/sos-bucal.html
2. Deja de hacerlo, es terrible.

Matlop, me parece que te recordó a alguien.

Feñanosabe, el punto es que este espécimen no necesita manual de autoayuda. Es capaz de improvisar, lo que lo hace más temible. Al otro se le quita el manual por la fuerza, y ya está.

Alita, veremos qué se puede hacer. En todo caso, sí que son insoportables los vendedores.

Bicho maldito, el nítrico lo encuentro algo suave... ¿Alguna sugerencia menos light?

Tomás Münzer, no confundir. La alegría es una actitud loable. Lo que es repulsivo es esta obsesión por encontrar algo bueno en todo, y convencerse de que hasta las peores tragedias pasan por algo.

Montt (el que no dibuja ni palitos), terrible campaña la que mencionas. Lo peor: su jingle en extremo pegajoso.

Strangemood, allá tú si te la saltas. Ya te arrepentirás cuando tengas a algunos indeseables que espantar y no tengas a mano esta lección.

Horacio dijo...

sí, a eso me refería por supuesto

sol dijo...

que buenisima la ilustracion jaja

Valelele* dijo...

Mm. .. yo soy buena sonriendo, jjajjajaja ... que bu-e-na ... ex-ce-len-te b-l-o-g :)